Actualidad

María Añó, puro sentimiento sobre el tapiz

La nueva gimnasta del Proyecto FER, María Añó (24/09/2002, Benicarló) es la benjamina de esta edición. Pese a contar con tan solo 14 años, constituye una firme promesa de la gimnasia rítmica española. Actualmente, es campeona de España junior honor y, tanto entrenadoras como referentes del mundo de la gimnasia, le auguran un futuro prometedor.

Su complexión pequeña no cumple el estereotipo ideal que se busca en una gimnasta. Pero María Añó rompe las reglas derrochando talento, garra y expresividad sobre el tapiz. Sus ejercicios, llenos de sentimiento y pasión, conectan con el público, un aspecto muy importante para la gimnasta FER. De hecho, uno de sus máximos referentes es Carolina Rodríguez, una gimnasta que es pura raza y expresividad.

“Una de mis virtudes es la expresión. La gimnasia me ayuda a transmitir todo lo que llevo dentro. Soy muy sentimental y eso se me nota cada vez que tengo un día bueno o malo”, destaca María Añó. Una opinión que también comparte su entrenadora en el club Mabel, Manola Belda. “Es muy trabajadora y cada corrección de su entrenadora se lo toma como un reto. A partir de ahí, no para hasta conseguirlo. Es una gimnasta que es pura pasión, sangre, entrega y muy arrolladora”.

Alejandra Quereda:“María tiene mucho carácter y transmite mucha seguridad en los ejercicios”

Pese a su juventud, sobre el tapiz se hace grande y demuestra una madurez que sorprende a todos. “María tiene mucho carácter y transmite mucha seguridad en los ejercicios. Además, el competir a nivel internacional le va a servir mucho para su carrera. Para su futuro, le recomiendo que siga trabajando duro y disfrutando al máximo de la gimnasia rítmica”, señala la subcampeona olímpica, Alejandra Quereda.

 

Este consejo María Añó lo aplica a la perfección porque, para ella, la gimnasia rítmica lo significa todo en su vida. Se inició en este deporte a los cuatro años. Ahora, después de 10 años de competiciones y entrenamientos, admite que la rítmica se ha convertido en su trabajo. Se levanta todos los días a las 7:30 de la mañana, va a clase y por las tardes entrena cinco horas. Un sacrificio que le ha enseñado a ser disciplinada y a aprovechar mejor el tiempo en el resto de tareas, como los estudios o su futuro profesional, en el que sueña con montar su propia empresa relacionada con el mundo de la moda.

Por ahora, María Añó se encuentra centrada en la rítmica y en su gran objetivo de la temporada que es el Campeonato de España junior que tendrá lugar a finales de junio y donde espera poder revalidar el título. Pero lo haga o no, lo que estará garantizado es su derroche de puro sentimiento y raza sobre el tapiz.

Noticias más leídas