Paula Soria, la criminòloga de la sorra

Autocritica, estratega i capacitat d’anàlisis, estes qualitats les entrena diàriament la jugadora de volei platja Paula Soria a les aules de criminologia i a l’arena. A més, com reconeix la jove esportista, que després d’un any d’absència torna a formar part del Projecte FER, les aptituds que et dóna la criminologia són aplicables al món de l’esport. “En el meu cas, al volei platja és molt important crear una estratègia i tindre una gran capacitat d’anàlisis per analitzar al contrari i intentar parar-li”.

Un treball que a les últimes setmanes ha desenvolupat a la perfecció amb la seua companya Belén Carro i que li ha permés encadenar tres podis consecutius: Doble plata al World Tour  de Manila i al World Tour de Bangkok i una medalla d’or en la primera Copa d’Espanya de volei platja.

“Ara mateix estic somiant, però amb un peu a la terra. Han sigut tres setmanes increïbles, les millors de la meua vida. Ha sigut tot perfecte, però cal tindre en compte que encara queda molt treball per fer per a continuar en esta línia ascendent. Encara així, som conscients que arribaran moments complicats i són necessaris per a créixer com a esportista”, admet Paula Soria.

Paula Soria
Paula Soria

De esta cara amarga del deporte la joven alicantina sabe bastante, ya que el año pasado le tocó vivir uno de los momentos más duros de su carrera y se llegó a plantear muchas cosas.

“Fue un año en el que estuve bastante perdida, me vi en una situación en la que no tenía pareja con la que competir y formar un proyecto. De repente, me vi sola, sin saber que hacer. Pero de algo malo surgió la posibilidad de jugar con la olímpica Elsa Baquerizo y fue una experiencia increíble. Y juntas conseguimos una novena posición en el Europeo y quedar campeonas de España”, explica la deportista FER.

Y este año con su nueva compañera se plantea como gran reto lograr la clasificación para el Europeo, un objetivo bastante ambicioso porque , como ella misma reconoce, al ser una pareja nueva es complicado. Aún así, van a luchar hasta el final para conseguirlo. Mientras llega ese momento, la dupla se prepara para las próximas citas. La próxima semana compiten en el Circuito Nacional en Melilla, luego viajan a la República Checa para competir en el Circuito Mundial y a finales de junio en los Juegos del Mediterráneo, para los cuales están a la espera de que les confirmen su participación.

Un tour de viajes, aviones y largos días fuera de su casa a los que está acostumbrada. Es el precio que tiene que pagar la criminóloga de la arena por dedicarse al vóley playa, un deporte que forma parte de su vida.