El reencuentro con el ring de José Quiles y Pablo Coy

Lo que en otro en otro momento hubiera sido una nueva edición de un torneo que, cada año que pasa, está más consolidado, ha derivado, en esta ocasión, en un acontecimiento de grandísima relevancia. No en vano, el Boxam Internacional 2020 de boxeo que se celebra en Castellón del 6 al 10 de octubre va a convertirse en el primer evento internacional de un deporte olímpico de contacto que se dispute en España tras la pandemia del covd-19. El acontecimiento, enmarcado en el programa PAC CV de la Fundación Trinidad Alfonso, va a reunir a unos 100 púgiles, tanto masculinos como femeninos, pertenecientes y procedentes de 12 países. Entre ellos, por supuesto, España. 

Dentro del combinado nacional, formado por 25 componentes, se encuentran los boxeadores alicantinos José Quiles y Pablo Coy, miembros del Proyecto FER. El primero no pisa un ring desde el pasado 16 de marzo. El púgil eldense (menos de 57 kg) siempre podrá decir que fue el último deportista español en competir antes de que el covid-19 lo paralizara todo. Además, aquel combate, especial e inolvidable, le clasificó para los Juegos de Tokio. Mientras, Pablo Coy (menos de 75 kg), sólo ha disputado un torneo en 2020. Fue en la última semana de febrero, en el Campeonato de España de clubes, donde se llevó una gran decepción y no obtuvo el resultado esperado (cayó, de forma precipitada, en el segundo combate, en los cuartos de final).

Casi siete meses después, José Quiles va a volver a ponerse los guantes para competir. El deportista de Elda afirma sentirse preparado y listo para regresar a un cuadrilátero con suficientes garantías. A finales del pasado mes, del 17 al 28 de septiembre, estuvo concentrado con la selección española en Italia. “Llegamos a este torneo de Castellón bastante mejor de lo previsto. Espero no acusar la larga inactividad. En los entrenamientos de Italia, me encontré bastante bien”, comenta Quiles. Ese prolongado paréntesis de más de medio año le ha hecho perder ritmo de competición. “Es lo que percibo con más claridad. Seguramente, habré perdido ritmo, agilidad, reflejos, pero he mejorado bastante en técnica y concentración”, añade el deportista alicantino.

Otro de los participantes en la cita de Castellón será Pablo Coy, ilusionado por volver a sumergirse en un evento oficial tras tanto tiempo sin competir. Pablo admite que su objetivo no está en el certamen que se inicia hoy: “Estoy con muchas ganas, la verdad, pero es obvio que no nos encontramos en nuestro mejor momento físico. Mi objetivo sigue siendo el Europeo sub-22 de diciembre. Por tanto, este torneo de Castellón me viene genial para ir cogiendo ritmo”, señala el púgil alicantino. 

Espero no acusar la larga inactividad. En los entrenamientos de Italia, me encontré bastante bien y espero sentirme así en Castellón

José Quiles

Ese parón provocado por la pandemia “se va a notar, no se puede ocultar. Pero todos hemos pasado por esta situación, así que estamos en igualdad de condiciones”, comenta Pablo Coy. Respecto a esa pausa de torneos aclara que “en boxeo se acusa mucho la falta de combates, pero estamos entrenando bien y, aunque no se nos verá en plena forma, estamos preparados”. 

Coy tiene las miras puestas en el que ya fue su principal objetivo la temporada pasada, el Europeo sub-22, que se celebrará, si no hay cancelación, en el mes de diciembre. “Estoy absolutamente centrado en esa cita. Voy a prepararme a conciencia. Y, si tenemos la posibilidad de estar allí, porque finalmente se celebra, ia muerte a por una medalla”, finaliza.