En apenas 10 días, afronta la Copa del Mundo de Berna

Manu Bargues se enfrenta a una nueva etapa

Impecable. El traje blanco cubre su cuerpo. En una mano, su máscara; en la otra, empuña la espada. Está preparado. Ha llegado su momento.

Tras concluir en julio de 2018 su último curso como sub23, Manu Bargues se enfrenta a una nueva etapa. Se adentra de lleno en la categoría absoluta. Un mundo que no le resulta desconocido. Más bien, al contrario. Bargues ya es un habitual en los grandes certámenes internacionales. Durante los últimos meses, el deportista FER ha protagonizado un ejercicio de contrastes. De claroscuros. De sensaciones reconfortantes, pero también amargas. “Ha pasado un tiempo y todavía no puedo olvidar plenamente los últimos asaltos individuales del Europeo y Mundial absolutos. En el Mundial de China, perdí por la mínima en el cruce previo a los octavos de final; pero especialmente dolorosa fue la derrota sufrida en el Europeo, que me privó de pasar a los cuartos y convertirme en uno de los ocho mejores del continente; y también, al igual que en el Mundial, por un solo tocado” recuerda Manu.

En el fondo, el lamento de Manu Bargues esconde conclusiones positivas. A sus 23 años, el deportista FER ha experimentado una notable evolución durante 2018. Las buenas actuaciones en el Europeo y en el Mundial absolutos no son ni aisladas ni casuales. En febrero, en Vancouver, y en mayo, en París, logró superar las primeras jornadas y clasificarse para el tablón de los 64 mejores tiradores en sendas Copas del Mundo. “Una Copa del Mundo A tiene un nivel deportivo brutal. Acceder al segundo y último día de competición es muy difícil. El pasado año, lo conseguí en dos ocasiones. Es más, en París, superé el primer cruce de la segunda jornada y acabé entre los 20 mejores de un cuadro inicial de unos 250 tiradores. Por tanto, aunque me he quedado a las puertas de grandes logros, siento que estoy en el camino correcto”, afirma, ilusionado, el deportista FER.

Aunque me he quedado a las puertas de grandes logros, siento que estoy en el camino correcto

Manu Bargues

Además, Manu es uno de los cuatro “tiradores de oro” de la selección nacional, formada por Yulen Pereira, Ángel Fabregat, Álvaro Ibáñez y propio Bargues. De hecho, una de las mayores alegrías del deportista FER en 2018 fue la medalla de plata en el torneo por equipos del Europeo sub 23 de Armenia. Aunque no revalidaron el título que lograron en 2017, los cuatro tiradores se mostraron muy contentos con el resultado. “Somos muy jóvenes, pero llevamos mucho tiempo juntos. Estamos muy unidos y somos capaces de superar a nuestros rivales por la complicidad que tenemos entre nosotros. Creo que es nuestra mayor ventaja con respecto al resto de selecciones. En el Europeo y el Mundial absolutos, caímos prematuramente sin llegar a los cuartos de final, pero estamos trabajando bien y lo reflejamos en el Europeo sub23 con la medalla de plata”, apunta el deportista FER.

Somos muy jóvenes, pero llevamos mucho tiempo juntos y eso es una ventaja a la hora de superar a nuestros rivales

Manu Bargues

El futuro inmediato de Manu Bargues se centra en disputar el máximo número de Copas del Mundo y, sobre todo, en alcanzar las segundas jornadas de estas competiciones. La primera de ellas llega en breve. En apenas 10 días, afrontará la Copa del Mundo de Berna, Suiza. “Quiero mejorar todo lo posible para que, el próximo año, pueda llegar a los cuartos del Europeo y del Mundial, frontera que se me resiste”. En cuanto a su participación en los próximos Juegos Olímpicos, el valenciano se muestra prudente “Tokio es muy, muy difícil, pero no es descartable”. Bargues tiene ambición y ganas de dar su máximo posible. La puerta hacia la capital nipona sigue entreabierta.