Néstor Abad, preparado para su año preolímpico

Ya han transcurrido más de 5 meses desde que concluyó la pasada temporada, pero todavía se mantienen frescos los gratos recuerdos de un curso para enmarcar. Néstor Abad protagonizó un 2018 casi perfecto. Difícilmente mejorable. Un año en el que el deportista de Alcoi rozó la excelencia, se consagró como el mejor gimnasta español de la actualidad y, lo que es más relevante, se instaló en la vanguardia internacional. Sobre todo, con la undécima plaza alcanzada en la final del all around o concurso completo individual del Campeonato del Mundo celebrado en Doha. Pero también, con otras brillantes actuaciones firmadas en otros eventos de gran nivel, como el Campeonato de Europa de Glasgow, los Juegos Mediterráneos de Tarragona o la Copa del Mundo celebrada en París. En suma, una lustrosa hoja de servicios que convirtió 2018 en el mejor año de su carrera deportiva, y que le proporcionó todo tipo de argumentos y razones para pensar en grande.

Asumido y disfrutado ese salto de calidad, Néstor Abad, de 26 años, encara esta nueva temporada con la máxima de las expectativas y las ambiciones. El deportista FER ha adquirido la madurez, la seguridad, la regularidad o la fiabilidad a las que solo pueden acceder los elegidos. En el gimnasta alicantino, hay una combinación perfecta de talento técnico y de fuerza mental. Con tal caudal, si las lesiones le respetan, Néstor puede seguir rompiendo registros. “Lo dije a la conclusión del pasado año, que fue muy bueno, y lo repito ahora. 2018 resultó muy positivo, pero creo que aún no he alcanzado mi techo. Siendo lo más aséptico posible y huyendo de la euforia, considero que aún tengo margen de mejora y crecimiento. Y, si la salud me acompaña, estoy seguro de que lo puedo demostrar en el futuro”, asegura Néstor.

El alicantino descorchó la actual temporada hace pocos días, en la selecta y prestigiosa Copa del Mundo que se celebró en Tokio, la ciudad que albergará los Juegos Olímpicos de 2020, su destino soñado. Entre los 8 participantes, todos ellos de grandísimo nivel, el de Alcoi acabó séptimo. Logró las mejores notas en los ejercicios de barra fija y suelo. Precisamente, la clasificación para la grandiosa cita prevista en la capital nipona es el principal objetivo del año. Tal desafío se dirimirá en octubre, durante el Campeonato del Mundo que se disputará en Stuttgart. “Soy optimista. En el Mundial de Alemania, competiremos 24 selecciones nacionales. Y tenemos que ser una de las 12 mejores para conseguir que el conjunto español, a diferencia de lo que ocurrió en Río 2016, si esté en Tokio 2020. No será fácil, pero creo que lo podemos lograr. En el Mundial de Doha del pasado año, acabamos los undécimos; es decir, si tomamos esa referencia, estaremos en el límite, en la frontera entre la clasificación y la eliminación. Pero soy optimista”, expresa Abad.

2018 resultó muy positivo, pero creo que aún no he alcanzado mi techo

Néstor Abad

De cara a esta temporada que acaba de comenzar, el gimnasta de Alcoi ya tiene decidido que va a incorporar nuevos elementos y más riesgos a sus ejercicios. “El pasado año, sacrifiqué alunas décimas en la puntuación y antepuse la seguridad. Sin embargo, en este nuevo curso, voy a ser más valiente, más intrépido”, comenta el deportista del Proyecto FER. Antes de la cita clave del Campeonato del Mundo, Abad tiene previsto participar en el Campeonato de España (julio) y en las Copas del Mundo de Hungría y París. Néstor ya está preparado para su año preolímpico. Y, sobre todo, espera conseguir el billete para Tokio 2020. Los que serían sus segundos Juegos tras los de Río 2016.