Ricardo Ten desafía al diccionario

Empeñado en dejar pequeño el diccionario, y en agotar todos los calificativos que denoten asombro, admiración y grandeza, Ricardo Ten sigue recibiendo todo tipo de felicitaciones tras el histórico hito logrado el pasado 15 de septiembre en Emmen, Holanda. Aquel día, el deportista FER se superó a sí mismo. Rizó el rizo. Cuadró el círculo. Hizo historia. Se proclamó campeón del mundo de fondo en carretera. Pero no fue un oro más. Fue un oro mayúsculo y superlativo. Ricardo no sólo fue el mejor de los 22 competidores en su categoría, la MC1, la de mayor afectación y discapacidad. Ten entró por delante de los 72 participantes que se distribuían en las categorías MC1, MC2 y MC3. Una exhibición portentosa al alcance de muy pocos. Un logro “muy bestia”, como el propio Ricardo se encargó de calificar minutos después de conquistar el preciado y prestigioso maillot arco iris de campeón universal.

Con esta medalla de oro alcanzada en Holanda, el deportista FER, de 44 años, establecía otro registro histórico. Hasta ese momento, ningún ciclista adaptado había conseguido un doblete de oro en los dos Campeonatos del Mundo, en el de pista y en el de ruta. Además, en los tres Mundiales de carretera que ha disputado, Ricardo Ten acumula cuatro podios: plata en la prueba en línea de Sudáfrica 2017; bronce en la contrarreloj individual y plata en la prueba en línea en Italia 2018; y oro en la prueba en línea en Holanda 2019. Su lujoso escaparate se completa con el título logrado en el global de la Copa del Mundo de ruta de este año 2019. El ciclista valenciano ha hecho pleno de podios, 6 de 6, en las tres pruebas disputadas durante este curso: cuatro oros, una plata y un bronce. Sencillamente, espectacular.

No obstante, de forma paradójica, Ricardo tiene decidido no disputar en los Juegos Paralímpicos de Tokio la prueba en línea. “A diferencia de lo que ocurre en las Copas del Mundo o en el Campeonato del Mundo, en los Juegos no nos dividen por categorías. Es decir, no hay podios separados para cada categoría; hay un único podio y hay sólo tres medallas para las tres categorías, MC1, MC2 y MC3. Y repetir el resultado logrado en Holanda es tremendamente complicado”, explica el deportista del Proyecto FER.

Por tanto, el ciclista valenciano deja clara cuál es su prioridad para Tokio 2020. “En los Juegos del próximo verano, la apuesta principal está clarísima. Será el velódromo; en concreto, la prueba de persecución individual de 3 km, en la que ya he sido campeón del Mundo durante los dos últimos años. Ésta es mi prioridad. No obstante, sí haré la contrarreloj individual en ruta. En esta modalidad, sí que separan las categorías. Creo que puedo estar entre los mejores e, incluso, si tengo un buen día y el recorrido me favorece, puedo rondar el podio”, concluye Ricardo Ten, el deportista que, además de generar estupor, le ha planteado una guerra al diccionario. Y va camino de ganarla.

En los Juegos del próximo verano, la apuesta principal está clarísima. Será el velódromo

Ricardo Ten