Daniel Ros: cuerda para rato

Cerró el pasado año con una alegría y ha destapado el nuevo curso con un espaldarazo. Con un baño de autoestima. A finales de 2020, Daniel Ros (categoría de 87 kg) alcanzaba la medalla de bronce en el Campeonato de Europa de pesos olímpicos, certamen celebrado en Bosnia. Este pasado fin de semana, el taekwondista alicantino, de 27 años, protagonizaba toda una campanada al conquistar el oro en el Open de Bulgaria, un torneo que, dadas las actuales circunstancias, ha adquirido una gran relevancia y ha reunido una selecta participación. Dos hitos significativos. Reflejan que el taekwondista FER mantiene intactas su clase y su calidad. Denotan que conserva la ambición y la motivación. Demuestran que Ros sigue con cuerda para rato y puede ser una de las grandes esperanzas del deporte valenciano para el ciclo olímpico que confluirá en los Juegos de París 2024.

Estoy muy contento. El nivel de este Open de Bulgaria era alto"

Daniel Ros
Daniel Ros - Taekwondo

“Estoy muy contento. El nivel de este Open de Bulgaria era alto. Por ejemplo, había dos participantes que fueron medallistas en el último Mundial, el disputado en Manchester en 2019. Además, el brasileño al que superé en la final está clasificado para disputar los Juegos Olímpicos de este próximo verano en Tokio. Por tanto, las conclusiones no pueden más positivas”, comenta Daniel Ros. Preguntado sobre qué significa su relanzamiento de los últimos meses tras dos años prácticamente en blanco, el deportista alicantino se expresa en estos términos: “Refleja que sigo entrenando con la máxima ambición, que sigo disfrutando con mi deporte y que no disputo los torneos por pasar el rato”, indica el deportista FER.

De momento, Ros ni pestañea cuando se le plantea por el horizonte de los Juegos Olímpicos de París 2024. “No quiero mirar más allá del día a día. La lesión sufrida a finales de 2018, y que truncó mi sueño olímpico de Tokio, me ha enseñado a no hacer planes, ni a largo ni a medio plazo. Voy día a día, semana a semana. Y en la actual coyuntura de crisis sanitaria, más todavía. Ese día a día es el que me ha permitido recuperar el buen nivel actual. De París, ya hablaremos, si hablamos, más adelante”, señala el taekwondista alicantino, quien ya se encuentra en Turquía para, este viernes, disputar un nuevo Open.

Una vez concluya este Open de Turquía, Daniel Ros, al igual que otros taekwondistas ya centrará sus esfuerzos en el Campeonato de Europa, previsto, otra vez en Bulgaria, del 8 al 11 de abril. “Este Europeo de principios de abril es nuestro gran objetivo en el primer semestre del año. De hecho, personalmente, me tomo estos dos Open como ensayos de calidad antes del torneo continental. A mí, el Campeonato de Europa me trae muy buenos recuerdos. En la edición de 2018, celebrada en Kazán, conseguí la medalla de plata, uno de los grandes éxitos de mi carrera deportiva”, recuerda el deportista alicantino. Daniel Ros está de vuelta. Una inoportuna lesión en su mano derecha en diciembre de 2018 impidió su presencia en los Juegos de Tokio. Pero aún tiene tiempo y ganas para rehacerse. Todavía no ha dicho su última palabra.

Raúl Martínez, listo para reaparecer

Junto a Daniel Ros, otros taekwondistas del Proyecto FER estarán presentes, a partir de mañana, en el Open de Estambul. Dos de ellos, los jóvenes Hugo Arillo y Anastasia Ignatyev, ya compitieron, sin excesiva fortuna, el pasado domingo en Bulgaria. Las novedades en Turquía serán Javier Chicote, Lorena Cabel y Raúl Martínez, quien encara su recta final previa a los Juegos Olímpicos de Tokio. El ilicitano no participó el pasado fin de semana en Sofía por precaución. Días antes de viajar, durante un entrenamiento en Madrid, había recibido un golpe en la rodilla. Optó por la precaución y por reservarse para este Open de Turquía.