Liliana Fernández y Pablo Herrera: una burbuja de casi un mes en Cancún

Ante los problemas, soluciones. Contra las adversidades, ingenio. Frente a las dificultades, alternativas. A estas máximas se ha acogido la Federación Internacional de voleibol para mantener viva la llama del vóley playa y, sobre todo, para garantizar unas ciertas garantías, una cierta pureza, y una cierta equidad en el proceso clasificatorio para los Juegos de Tokio. Puesto que la crisis sanitaria hacía inviable el calendario diseñado a principio de temporada, se ha impuesto un rediseño de la hoja de ruta, que pasa a ser menos cosmopolita y más reducida, menos itinerante y más condensada. No obstante, habrá torneos. Y, sobre todo, los aspirantes a disputar los Juegos Olímpicos tendrán la oportunidad de competir y ganarse la plaza para viajar a Tokio.

Hasta la fecha, en lo que va de año, sólo se ha desarrollado un World Tour 4 Estrellas. Fue a mediados de marzo, en Doha, donde Liliana Fernández y su compañera, la madrileña, Elsa Baquerizo, y Pablo Herrera y su pareja deportiva, el gaditano Adrián Gavira, lograron sendas novenas posiciones tras caer eliminados en la ronda de octavos de final. En breve, se retoman los eventos con una fórmula inédita, novedosa y adaptada al actual contexto: la famosa burbuja. La ciudad mexicana de Cancún va a acoger tres World Tour 4 Estrellas consecutivos. Tres torneos, en apenas dos semanas. El primero, del 16 al 20 de abril; el segundo, del 22 al 26 de abril. Y el tercero y último, del 28 al 2 de mayo. Es la solución que se ha ideado para que el proceso clasificatorio de cara a Tokio vuelva a activarse.

 

Me parece una solución bastante interesante. Bienvenida sea esta alternativa que se ha ideado"

Pablo Herrera

Hasta Cancún, viajarán Liliana y Pablo. Mientras la alicantina, ya con el billete olímpico en la maleta, concibe estos torneos como ensayos ideales de cara a los Juegos de Tokio, el castellonense los afronta con la máxima seriedad y solemnidad. No en vano, el deportista todavía ha de certificar su clasificación. El pasaporte está encaminado, pero aún no sellado (vía ranking olímpico, acceden 16 parejas, y Pablo y Adrián ocupan ahora la décima posición). “Me parece una solución bastante interesante. Es obvio que, con el actual escenario sanitario, el calendario inicial, con tanto viaje y tanto país por visitar, era imposible e inviable. Por tanto, bienvenida sea esta alternativa que se ha ideado”, señala Herrera, que no participará en el primero de los torneos, pero sí en los dos siguientes, a partir del 22 de abril.

Con posterioridad, y si la reformulación del calendario no sufre más variaciones, todavía se celebrarán tres eventos más antes de los Juegos de Tokio: del 26 al 30 de mayo, en Sochi, Rusia; del 2 al 6 de junio, en Ostrava, República checa; y del 6 al 11 de julio, en Gstaad, Suiza. A partir del 24 de julio, ya llegará la esperada cita olímpica en la capital nipona.