Actualidad

Polina Berezina, una gimnasta rusa que sueña con representar a España en los Juegos de Tokio 2020

Exigente y luchadora. Así se define la gimnasta Polina Berezina, que se ha incorporado este año al Proyecto FER. La joven promesa de la rítmica española nació en Rusia, la gran potencia de este deporte, pero desde los tres años reside en la Comunidad Valenciana. Y es en Alicante, en el Club Torrevieja, donde se ha forjado como deportista.

La disciplina y preparación que siguen en España distan mucho de las existentes en su país de nacimiento, ya que, como reconoce la propia Polina, las entrenadoras rusas son mucho más exigentes y exprimen a la gimnasta. Por ello, a los 18 años, la mayoría de las gimnastas rusas se retiran, bien por lesiones, bien por la presión a la que son sometidas.

Sin embargo, Polina Berezina, de 18 años, tiene por delante un futuro prometedor. Lo demostró el pasado fin de semana en la Copa de la Reina de Gijón, donde obtuvo dos medallas de bronce, en pelota y cinta, y una plata en mazas. Unos éxitos que avalan su progresión durante este año y que la sitúan como una de las posibles sucesoras de Carolina Rodríguez cuando ésta se despida del tapiz.

“Me halaga que me vean como una posible sucesora de Carolina Rodríguez. Pero a mi me queda mucho para alcanzar su nivel. Estoy trabajando duro y creo que voy por el buen camino. A ver si con el paso de los años voy mejorando y puedo llegar algún día a lo más alto”, admite la gimnasta FER.

1707396bb87339c20c52689fe226b13f

“Estoy trabajando duro y creo que voy por el buen camino. A ver si con el paso de los años voy

 

mejorando y puedo llegar algún día a lo más alto”

Esa cima que quiere ir subiendo año tras año para erigirse como una gran gimnasta a nivel internacional tiene un nombre y son los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Ése es hoy su gran sueño. Pero, para lograrlo, es consciente de que queda un largo y exigente camino.

“Tengo cuatro años por delante para lograr mi gran sueño. Pero antes de Tokio, tengo otras metas a corto plazo, como la Copa del Mundo de Guadalajara, el Campeonato de España o el Mundial del próximo año, en el que espero mejorar mi participación en Stuttgart 2015”, explica Polina Berezina.

El Campeonato del Mundo de Stuttgart 2015 es una espina que tiene clavada, ya que, después de duras semanas de entrenamientos, todo se esfumó cuando, justo al final del ejercicio, la cinta salió del tapiz. Un error con el que sufrió y aprendió. Y ahora, reconoce que nunca más se volverá a permitir.

“De los errores siempre se aprende y, aunque lo pasé muy mal, me ha ayudado mucho para afrontar las competiciones durante este año. Ahora, estoy muy motivada y espero hacer un gran papel tanto en Guadalajara como en el Campeonato de España. Mi objetivo es mostrar todo lo que he trabajado en los entrenamientos, el resto ya no depende de mi”, concluye la gimnasta.

Noticias más leídas