El triatlón prepara su relanzamiento con concentraciones en altura

A la espera de que todos los eventos programados desde finales de agosto se disputen, el triatlón se perfila como uno de los grandes animadores en el regreso de las competiciones. Tal vez por ello, porque el calendario ofrece una agenda más que interesante, los triatletas aprietan el acelerador. También, los pertenecientes al Proyecto FER. En los próximos días, Roberto Sánchez Mantecón y David Cantero del Campo, por una parte, y Noelia Juan y Héctor Catalá, por otra, van a desarrollar una serie de concentraciones en Sierra Nevada. Todos ellos estarán acompañados por sus respectivos preparadores: Roberto Cejuela (coordina a Sánchez Mantecón y a David Cantero) y Jordi Jordà (se encarga de Català y de Juan). Los dos FER Entrenadores nos hablan de las características, beneficios o efectos de las estancias en una altura superior a los 2.000 metros de altitud.

¿Cuáles son los principales beneficios de una concentración en altura? Por contra, ¿tiene algún aspecto menos positivo?

Roberto Cejuela: Una concentración en altitud ofrece diversos beneficios. Por ejemplo, durante el tiempo en que se vive por encima de los 1.800 metros sobre el nivel del mar, el cuerpo ha de incrementar la capacidad respiratoria porque la captación de oxígeno es menor. Por ello, una estancia prolongada en ese tipo de enclaves acelera la producción de hemoglobina para poder transportar esa menor cantidad de oxígeno que captamos al respirar. Cuando volvamos a trabajar al nivel del mar, tendremos una mayor capacidad de resistencia, una mejor gestión de trabajos intensos. Por contra, entrenar en altitud exige no excederte en la intensidad y duración de los entrenamientos. Hay que dosificar esfuerzos, ser cautelosos y conocer muy bien las respuestas del organismo de cada deportista.

¿Cuál es el tiempo ideal para estar concentrado en altura?

Jordi Jordà: En este punto, existe disparidad de criterios. Hay una cierta coincidencia a la hora de decir que el periodo ideal para obtener ciertos beneficios se fija en tres semanas. No obstante, hay estudios que aconsejan estar entre 4 y 6 semanas. Eso sí, es preferible hacer más de una concentración a lo largo de un año. 

¿Por qué Sierra Nevada y no otra localización?

Roberto Cejuela: El CAR de Sierra Nevada es, con diferencia, el mejor complejo deportivo en altitud de Europa. Presenta unas características únicas para realizar los entrenamientos y preparar las competiciones con plenas garantías. Además, está financiado por el CSD, por lo que el coste para los deportistas nacionales es muy asequible. Por último, está relativamente cerca de la Comunitat Valenciana.

Jordi Jordà: Existen otros posibles destinos muy interesantes; por ejemplo, en Andorra. Pero está a 1.700 metros de altitud. Sierra Nevada está a 2.300 metros y es más efectiva a la hora de conseguir los efectos que se buscan en este tipo de concentraciones. De hecho, todos los grandes deportistas nacionales pasan por Sierra Nevada en algún momento del año. Dicho esto, es muy importante individualizar los planes para cada deportista. Cada atleta es un mundo. 

En principio, la duración ideal de una concentración en altura es de tres semanas

Jordi Jordà
Desde finales de agosto, el triatlón se presenta como uno de los deportes que ejercerá de locomotora en el escenario post-covid. ¿Sois optimistas en cuanto a la celebración de todos los eventos previstos o tenéis vuestras reservas?

Roberto Cejuela: Si, soy optimista. Tenemos muchas ganas de que, poco a poco, se retome la normalidad tanto vital, como deportiva. Contamos con volver a competir a finales de agosto. Deseamos que así sea.

Jordi Jordà: Aunque las noticias sobre los rebrotes preocupan, el deporte, poco a poco, esto se está empezando a mover. De hecho, por ejemplo, la semana pasada hubo ampliación del calendario de paratriatlón. Teníamos sólo una prueba en Canadá y se ha programado otra en Portugal. Y en el triatlón olímpico, lo mismo. Tenemos ya muchos eventos a la vista. Confiemos en que todas las previsiones se cumplan.