Actualidad

Fátima Diame y Alba Sánchez cogen impulso en Tarragona para sus próximos retos

Los Juegos Mediterráneos de Tarragona han permitido certificar el talento, la clase y la calidad de dos jóvenes deportistas del Proyecto FER: la haltera Alba Sánchez y la atleta Fátima Diame. Ambas han logrado sendas medallas de bronce. Los mejores estímulos para afrontar los apasionantes retos y desafíos que todavía les propone el resto de la temporada.

Fátima Diame

De la atleta del Valencia Esports, se espera su gran explosión más pronto que tarde. De momento, durante este verano, ya ha ofrecido grandes destellos. “Se encuentra en el mejor momento de su carrera deportiva”, comenta Rafa Blanquer, su mentor y entrenador. Ayer, en Tarragona, logró la medalla de bronce en el salto de longitud. Alcanzó los 6,68m. Además, con viento legal. Superó en 19 centímetros su mejor marca personal hasta la fecha (6,49m, obtenida el pasado 5 de mayo en Gandía). Subir al podio en los Juegos Mediterráneos es muy importante, pero todavía lo ha sido más alcanzar la mínima para estar en el mes de agosto en el Europeo absoluto de Berlín, su gran objetivo de la temporada.

Fátima, de 22 años, todavía afrontará mañana la final directa del triple salto. Hace apenas 2 semanas, en la final de la liga de clubes, la atleta valenciana voló hasta los 13,88m. Se quedó a tan solo 2 centímetros del registro exigido para Berlín. “La mínima en triple también está a su alcance. Fátima ya llegó hasta los 14,02m en el Nacional sub 23 del pasado año 2017”, apunta Blanquer. ¿Y si consigue las dos mínimas, qué prueba haría en Berlín? “Si llega ese escenario, que va a llegar, ya decidiremos. Lo que está claro es que difícilmente haría las dos disciplinas. O una u otra”, comenta Blanquer, quien añade: “llegará un momento en que tendremos que elegir centrarnos en una prueba u otras, pero de momento, mientras podamos, seguiremos compaginándolas. Está siendo beneficioso”, concluye el preparador de Fátima

Alba Sánchez

En el caso de Alba Sánchez, el bronce obtenido el pasado domingo en los Juegos Mediterráneos fue toda una sorpresa. A la haltera alcireña, de 20 años, le espera una segunda mitad de año 2018 de auténtico vértigo. “A Tarragona fui a hacerlo bien, como siempre, pero no era un objetivo prioritario. No había preparado a fondo esta competición. Ahora mismo, estoy preparando el Mundial junior del próximo mes de julio. Y los Juegos Mediterráneos me los tomé como un entrenamiento. De hecho, cuando subí al podio, estaba bastante sorprendida. Pero por supuesto, muy feliz con la medalla”, explica Alba.

En pocos días, el próximo 9 de julio, Alba buscará otro podio. Será en el Campeonato del Mundo junior de Taskent, Uzbekistán. Esta medalla sí es deseada, perseguida y anhelada. Con posterioridad, aún le quedarán otros 2 grandes eventos: a finales de octubre el Europeo junior en Polonia; a finales de noviembre, el Mundial absoluto en Perú. No obstante, la haltera FER ha regresado de Tarragona con una conclusión: “En los Juegos Mediterráneos, me he dado cuenta de que no hay que obsesionarse con las medallas. Lo importante es disfrutar de cada competición, de cada experiencia. Por ello, en los tres próximos retos, voy a intentar disfrutar de la pasión que siento por la halterofilia. Creo que es la mejor estrategia para lograr los objetivos”, concluye la deportista alcireña.

 

 

 

Noticias más leídas