Kim López: “Voy a intentar batir este año el récord del mundo de peso F12 ”

Camino del ecuador del ciclo paralímpico hasta Tokio 2020, el atleta del Proyecto FER Kim López (discapacidad visual) se muestra motivado e ilusionado con los nuevos retos que tiene por delante. Casi recuperado al cien por cien de su operación de la mano derecha, y bajo las órdenes de un nuevo entrenador, el seleccionador nacional Juan Vicente Escolano, el campeón paralímpico en Río 2016 es ambicioso. De hecho, se plantea como gran objetivo de este año batir el récord del mundo de lanzamiento de peso F12 en el Europeo del próximo verano en Berlín.

¿Cómo va el proceso de recuperación de tu lesión en la mano derecha?

La recuperación está yendo de forma satisfactoria. Después de estar bastante tiempo parado, la mano me está respondiendo muy bien. Aunque todavía tengo unas pequeñas molestias, estoy entrenando muy fuerte y estoy motivado.

A nivel físico y mental, ¿cómo estás preparando la temporada?

Kim López: “Me encuentro muy fuerte y con ganas de alcanzar logros importantes”

Este año he cambiado de entrenador. Desde hace tiempo, me rondaba la idea de vincularme con Juan Vicente Escolano, y la verdad es que estoy muy contento y motivado. En Gandía, entreno, además, con otros atletas del Proyecto FER y el compartir tu día a día con gente de tanto nivel es una gran ayuda. Y a nivel físico, me encuentro muy fuerte y con ganas de conseguir logros importantes.

El Campeonato de Europa de Berlín es tu gran objetivo de la temporada. ¿Te ves con opciones de revalidar el título que lograste en Grosseto 2016?

Sí, el objetivo no solo es retener el oro europeo de hace 2 años. Además, aspiro a batir el récord del mundo en el peso F12. Es uno de los retos que me planteo para esta temporada y voy a trabajar muy duro para lograrlo.

En el ecuador del ciclo paralímpico, ¿Tokio 2020 es un objetivo en el que ya piensas?

Aún queda mucho. Antes hay que preparar varios campeonatos importantes, en los que, cuanto menos, he de subir al podio. Está claro que es un reto en el que pienso. De hecho, nada más me bajé del podio de Rio 2016, ya pensaba en que tenía que trabajar muy duro los próximos 4 años para estar en Tokio 2020 e intentar luchar por una medalla.