La gimnasia valenciana aspira a un hito histórico

Entre los muchos retos del deporte valenciano para el año 2021, se encuentra un objetivo que, de conseguirse, se convertiría en un hito histórico. Ese desafío pasa por situar a cuatro gimnastas (un chico y tres féminas) en los Juegos Olímpicos del próximo verano. El representante masculino, Néstor Abad, ya se ha asegurado su billete para Tokio. De hecho, el deportista de Alcoi repetirá experiencia olímpica tras participar en Río de Janeiro 2016. Abad, el mejor exponente de la gimnasia artística nacional, competirá en el torneo individual y en la competición por equipos. En esta última, lo hará con el combinado español. Por contra, la rítmica valenciana (y, por extensión, la española) dirime, en el segundo trimestre del año, su presencia en la capital nipona. En el mejor de los casos, en el escenario ideal, hasta tres gimnastas valencianas podían ser olímpicas: Polina Berezina, en la categoría individual; Ana Gayán y Patricia Pérez Fos, en el torneo por equipos.

Sofía (Bulgaria), Tashkent (Uzbekistán), Bakú (Azerbaiyán) y Pesaro (Italia). Éstas son las sedes de las cuatro Copas del Mundo que, entre finales de abril y principios de mayo, van a conceder tres plazas olímpicas para Tokio. A la conclusión de estos cuatro eventos, las tres deportistas más regulares de las que, en septiembre de 2019, no se clasificaron para Tokio vía Campeonato del Mundo Bakú lograrán el premio gordo. Polina Berezina, de 23 años, aspira a ser una de las tres elegidas. “El aplazamiento de los Juegos hasta 2021 y el disponer de más tiempo nos han permitido incrementar la exigencia y la dificultad de los ejercicios. Es evidente que el objetivo es complicadísimo y la competencia, feroz, pero, de verdad, creo que tengo mis opciones. Aunque ya ha pasado casi un año y medio, mis prestaciones en el Mundial de Bakú me dieron más confianza. Si mi lesión de espalda no me condiciona y llego en buenas condiciones físicas, estoy segura de que puedo conseguirlo”, señala la deportista FER.

Es evidente que el objetivo es complicadísimo pero creo que tengo mis opciones. Mis prestaciones en el Mundial de Bakú me dieron más confianza.

Polina Berezina

En el caso de que, una vez acabadas las cuatro Copas del Mundo, Polina Berezina no hubiera sido una de las tres afortunadas, la gimnasta FER aún dispondría de una última oportunidad. En este caso, a través del Campeonato de Europa, certamen que sólo concede un pasaporte olímpico y que se celebrará en Bulgaria a mediados de junio. Consultada sobre en qué vía, o en las Copas del Mundo o en el Europeo, ve más posibilidades de lograr su objetivo, Polina no sabe muy bien lo que contestar “Es una pregunta realmente complicada. A priori, aunque sea por una simple razón numérica o estadística, parece que haya más opciones en las Copas del Mundo, pero quizás también haya mucha más competencia en esas cuatro Copas que en el Campeonato de Europa. También es una incógnita saber cuál será mi estado de forma en esos meses de abril, mayo y junio, porque, por ejemplo, este mes de enero ha sido de todo menos  propicio. Ya digo, no es una cuestión fácil de contestar”, señala Berezina.

Con respecto a la modalidad por conjuntos, en la que España conquistó la medalla de plata en los Juegos de Río 2016, queda un pasaporte por asignar. Tal billete se dilucida únicamente en el Campeonato de Europa de Bulgaria. La lógica apunta a dos únicos candidatos: los combinados español y ucraniano. Durante el pasado verano, Alejandra Quereda, seleccionadora nacional, decidió modificar por completo la configuración del conjunto nacional. De las integrantes del equipo vigente desde 2107, sólo mantuvo a Ana Gayán, deportista del Proyecto FER. Quereda rejuveneció al equipo y optó por incorporar a cinco gimnastas que en 2019 consiguieron brillantes resultados internacionales en la categoría junior. Entre esas cinco gimnastas que ascendieron al conjunto senior, figura Patricia Pérez Fos, nacida en Sueca y de 16 años. 

Tras renunciar al Campeonato de Europa de 2020, certamen disputado en Kiev a finales de noviembre, que resultó descafeinado y que no tuvo validez en la clasificación olímpica, el conjunto español ya se centra en el próximo Europeo. Dispone de más tiempo para preparar los ejercicios y presentarse en el evento continental con mayores garantías. Y tampoco Ucrania parece insuperable. De hecho, y pese a ejercer de local, en el Europeo del pasado noviembre, el conjunto ucraniano cometió errores. Ana Gayán, como más veterana, y Patricia Pérez Fos, como valor emergente, se perfilan, con casi total seguridad, como componentes del combinado que se jugará en Bulgaria el pasporte olímpico. Patricia, además, ya se encuentra plenamente recuperada de la operación de rodilla izquierda a la que se sometió a finales en octubre.