Roberto Sánchez firma una temporada de ensueño

La letra S dominó el podio del Campeonato de Europa sub’23 de triatlón celebrado el pasado mes de octubre en Israel. Los apellidos de los tres medallistas empezaban por la misma grafía. Oro para el suizo Studer, plata para el alemán Schaufler, bronce para el valenciano y deportista FER Sánchez Mantecón. También por la letra S comienzan algunos de los calificativos que merece la temporada del triatleta FER. Sensacional. Soberbia. Sublime.

Con la tercera plaza en el certamen continental disputado en Eilat, Roberto redondeó un curso realmente espectacular. El deportista de Manises ya experimentó un significativo salto de calidad en 2017. Durante el ejercicio ya casi finalizado, el triatleta valenciano ha apuntalado su evolución. Hay un dato bien elocuente. Empezó el año en la plaza 85ª del ranking mundial. Lo termina en el puesto 50º. La progresión habla por sí misma.

“Mi temporada es muy buena, desde luego”, apunta Roberto. “Si me preguntas por una nota de 1 a 10, aunque suene pretencioso, me pongo un 8,5 o un 9. He conseguido resultados muy brillantes. Es muy gratificante comprobar le evolución en un deporte tan exigente y con tanta competencia como el triatlón. Realmente, solo he sufrido una decepción. Fue en el Campeonato del Mundo sub’23 de Gold Coast, Australia. Allí, la vigésima plaza no me satisfizo del todo. Por contra, los dos bronces, tanto el del Europeo absoluto distancia sprint en Estonia, como el logrado en Israel en el Europeo sub’23, me han sabido a gloria”, añade el deportista FER.

Además, en 2018, el triatleta de Manises firmó una excelente séptima posición en la Copa del Mundo distancia sprint de Ciudad del Cabo, se proclamó campeón de España absoluto en distancia olímpica, y se colgó la plata en una de las Copa de Europa más prestigiosas, la que se celebra en la ciudad turca de Alanya. En resumen, una magnífica hoja de servicios.

Con independencia de los resultados y de los logros concretos, hay otro dato que invita, más si cabe, al optimismo. Durante 2018, Roberto Sánchez ha ratificado que es un superdotado en los tramos de ciclismo y carrera a pie. Sobre todo, en esta última especialidad. No en vano, al deportista FER se le conoce como el Mario Mola valenciano. Pero, además, ha mejorado en la natación, la disciplina que históricamente más se le resiste. “He progresado sobre el agua, pero todavía no del todo. De hecho, en algunas pruebas, un mal segmento de natación me condicionó y me penalizó. He de seguir trabajando para ser más fuerte y competitivo en este tramo. Y creo que lo puedo conseguir. Si así fuera, tengo todavía mucho margen de mejora”, expresa, optimista, el triatleta de Manises.

De cara al próximo curso, como sub’23 de cuarto y último año, el deportista FER será uno de los grandes favoritos en el Europeo y Mundial de la categoría. “Me hace especial ilusión el Campeonato de Europa. Se celebra en Valencia durante el mes de septiembre. No habría mejor manera de cerrar la etapa sub’23 con un gran triunfo en mi tierra y ante mi gente”, expresa el deportista FER. No obstante, “otro de mis grandes objetivos en 2019 es disputar ya alguna Serie Mundial, la particular Champions League del triatlón. Esa es mi meta. Actualmente, ya estoy entre los 50 mejores del mundo. Soy el sexto español en ese ranking mundial, pero no estoy tan lejos de otros compañeros nacionales”, comenta Roberto. La temporada ha sido de ensueño. El año, para enmarcar. Pero lo mejor está por llegar. Seguro, palabra que también empieza por S. S de Sánchez. S de sobresaliente.

 

En 2019, me gustaría disputar ya alguna Serie Mundial, la particular Champions League del triatlón

Roberto Sánchez