Kim López lanza el peso casi hasta el infinito

Colosal, estratosférica, descomunal, monumental, grandiosa… Cualquiera de estos términos es válido para definir la actuación que protagonizó Kim López el pasado sábado 13 de febrero en Motril, Granada. El atleta de Silla, de 32 años, proyectó el peso hasta unos imponentes 17,22m, registro jamás alcanzado por ningún deportista en el lanzamiento de peso F12 (discapacidad visual). Supera, muy ampliamente, los 16,69m establecidos por el ucraniano Danyliuk a finales de 2019. Por desgracia, el espectacular tiro firmado por el componente del Proyecto FER no será homologado como la nueva plusmarca universal, “porque no notificamos mi presencia en el evento de Motril en tiempo y forma. Para que un resultado sea reconocido a nivel internacional, hay que comunicar la participación en el torneo con 15 días de antelación. No lo hicimos porque decidimos competir en Andalucía una semana antes, cuando se nos presentó la oportunidad”, explica Kim López. 

Más allá de la tristeza porque su hazaña no sea reconocida como el nuevo registro mundial en el lanzamiento de peso F12, Kim López se muestra feliz por haber llegado más lejos que nunca, por haber alcanzado unos límites casi supersónicos, por demostrar su enorme potencial. De hecho, hasta el momento, sus dos mejores marcas eran los 16,44m con los que conquistó la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, y los 16,60m conseguidos en octubre de 2019, pocos días antes de afrontar el Campeonato del Mundo en Dubái. “La verdad es que, nada más proyectar el peso, sabía que había pillado un gran lanzamiento. Y, cuando supe la medición, la sorpresa fue relativa. No quiero dar una imagen pretenciosa, pero siempre pensé que este momento podía llegar más pronto que tarde. En entrenamientos o en calentamientos previos a competiciones, había tirado el peso muy lejos. Es decir, no era descartable lograr este hito”, comenta el atleta valenciano.

De esta forma, Kim López se quita un “peso” de encima. Desde que alcanzó el cielo en los Juegos Paralímpicos de 2016 con esos imborrables 16,44m, los siguientes éxitos internacionales no habían llegado acompañados de grandes lanzamientos. Por ejemplo, en el bronce del Mundial de Londres de 2017, su marca fue de 15,44m. En la plata del Europeo de Berlín de 2018, no pasó de 14,80m. Y en la plata Mundial de Dubái de 2019, su mejor registro se quedó en los 15,69m. “Soy el primero que me exijo. Y reconozco que en las grandes citas mundiales y continentales desde 2017, la satisfacción no había sido redonda o completa, porque las marcas no eran las deseadas. También es cierto que, en los últimos años, he sufrido problemas físicos. Con los 17,22m de hace unos días en Motril, demuestro que estoy capacitado para conseguir grandes registros. Me duele que no se homologue como récord del mundo; pero, estoy convencido de que, más tarde o más temprano, volveré a hacer un gran tiro”, apunta Kim López.

Por último, como todos los implicados, el atleta del Proyecto FER está atento a las noticias que llegan desde Tokio, “pero sin obsesiones. Los deportistas sólo podemos estar atentos a la evolución de los acontecimientos y entrenar lo mejor que podamos. Claro que me gustaría no sufrir la incertidumbre que genera la crisis sanitaria del covid-19. Pero no debemos gastar energías, más allá de seguir con nuestra planificación y con nuestro día a día para llegar a Tokio en las mejores condiciones posibles. Yo cuento con que habrá Juegos Paralímpicos. No obstante, en nuestro caso, antes, a principios de junio, tenemos el Campeonato de Europa en Polonia. Ése podía ser un buen evento para repetir los 17,22m…” señala, entre risas, el deportista FER.

No quiero dar una imagen pretenciosa, pero siempre pensé que este momento podía llegar más pronto que tarde

Kim López